Amor

Amor

diciembre 28, 2013
| |
Categoría: Uncategorized

::: Amor :::

Hace unos días platicaba con una paciente. Me decía que no estaba en sus planes de momento tener una pareja, que esperaría hasta que estuviera “completa” para poder estar con alguien.
Admito que durante mucho tiempo he pensado lo mismo. No entres en una relación desde tus carencias. Pero algo más vino en ese momento. La verdad es que creo que estamos en un trabajo constante. Siempre estamos trabajando en algo, a eso es a lo que hemos venido. A crecer, a aprender, a recordar, a superar, a perdonar, a evolucionar.
Si todos esperáramos el momento de estar “completos” para entrar a una relación, entonces muchos estarían solos la mayor parte de su vida. Creo que si bien empezar una relación buscando que alguien nos dé lo que nos falta es un error, también hay personas que pueden sostenernos durante nuestros procesos, acompañarnos, enriquecernos.
Desde el amor, desde la conciencia, desde el respeto, podemos engrandecernos ambos sin que eso signifique depender, drenar al otro o empequeñecer. Cuando una persona realmente grande llega a tu vida, te permite vivir tu proceso en libertad, haciéndote saber y sentir que está ahí, como un observador silencioso y amoroso que confía en que este proceso, también te llevará a encontrarte contigo y a rescatarte a ti mismo de donde quiera que te encuentres. Alerta. Cada persona que llega a tu vida es un gran regalo, recíbelos cuando llegan, que todo es perfecto.


Karla Riveroll

Comments are closed.